El poder del perdón

Finalmente, lo esencial es el perdón.

Todo lleva al mismo sitio.

Si sentimos resentimiento hacia alguien y no lo conseguimos perdonar, difícilmente podremos encontrar la calma y estabilidad emocional que tanto ansiamos. Cuando estás resentid@ te encuentras con dos opciones: decidir perdonar o decidir no hacerlo.

Es una elección, y toma su tiempo, no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, pero el escoger no hacerlo puede significar quedarse anclado al pasado.

Sin embargo, es factible perdonar a distancia, sin mediar palabra con la persona, pero liberando el dolor acumulado y soltando el rencor. Lo que está claro que el perdón aporta calma y liberación. Favorece a estar más preparado para afrontar nuevos retos y dejar que entren las cosas buenas a tu vida.

¿CÓMO PERDONAMOS?

Yoshinori Noguchi, en su libro sobre la Ley del espejo, nos da los pasos a seguir para aprender a perdonar, y son los siguientes:

  1. Perdónate a ti.

En psicología se utiliza el término <<auto-aceptación>>, que sería conocerte a ti mismo/a con tus defectos y virtudes y aceptarte tal y como eres.

  1. Haz una lista con las personas que no puedas perdonar.

Ayuda a ser consciente de las personas con las que tienes algo pendiente por resolver.

  1. Expresa tus sentimientos en un papel.

Expresarse por escrito es una manera de liberar emociones guardadas, y ya sabes, “Emociones expresadas, emociones superadas”.

  1. Busca los motivos de ese acto.

La empatía es clave, saber el por qué y entenderlo ayuda aliviar la angustia generada.

  1. Escribe aquello que puedas agradecerle.

El agradecimiento es una técnica muy poderosa. Puedes agradecer a quien te hizo daño en el pasado, por ejemplo, porqué te enseñó a ser más fuerte y a sacar habilidades que ni si quiera habías descubierto en ti mismo/a.

  1. Utiliza afirmaciones como: “Te libero y te perdono”.

Recitar en voz alta el perdón puede ayudar a hacerlo más real y que lo acabes interiorizando de verdad.

  1. Escribe lo que has aprendido.

Es esencial ver lo que has podido aprender de esa situación adversa. Si has aprendido no ha sido en vano.

Perdonarte porque no has sabido hacerlo mejor antes es clave para poder seguir avanzando y desarrollar el cambio que quieres provocar en tu vida.  Pregúntate PARA QUÉ estas viviendo o has vivido esa experiencia.

Os dejo esta conferencia reveladora:

Ir arriba

Suscríbete a la Cumbre

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies    Más información
Privacidad